Ministerio de Culturas y Turismo

Artículos

En el día de la madre: "Fui una madre adolescente", dice María del Rosario Barahona

(Ministerio de Culturas y Turismo, mayo de 2015).- El 27 de mayo, el ambiente en nuestro país se inunda de emoción, sonrisas, abrazos, regalos y todo cuanto pueda ser ofrecido al ser más apreciado que pisa en la tierra. Un ser humano que tiene que cumplir una de las misiones más complejas, el ser MADRE.  Misión que ha sido encomendada para dedicar parte de su vida a otra vida, desde el vientre hasta que así se lo permita el Ser Divino, empero, ese largo caminar no concluye con la crianza, sino que tiene que saber ser maestra- madre, doctora-madre, cocinera-madre y si el tiempo se lo permite, ARTISTA-MADRE.

maria del rosario barahona

 Ahora, a que nos referimos cuando decimos ¿Artista –madre?, ¿será que tiene que ser bailarina, pintora, actriz?, pues no.. Artista también es la literata.

La autora de una obra literaria, es una creadora de belleza. Según la definición Literato “Es un creador de la hermosura por medio del lenguaje”, y es en ese contexto, que en esta fecha especial, 27 de mayo, se la entrevistó a la ganadora de la 14º versión del Premio Nacional de Novela, organizada por el Ministerio de Culturas y Turismo del Estado Plurinacional de Bolivia, a María del Rosario Barahona (Sucre, 1974) por su obra “Y en el fondo tu ausencia”, quien describió parte de su vida como Madre y como Literata.

María del Rosario Barahona Michel indica que su carrera maternal comenzó cuando aún era adolescente, a los 18 años. Actualmente goza de la compañía de sus tres hijos: Jorge, Manuela y Natalia, e indica que con su primer hijo aprendió a ser madre y a crecer, casi a la par, dice.

“Fui una madre adolescente, sobre todo, obviamente con mi primer hijo porque ambos íbamos creciendo casi al mismo tiempo. La gente en la calle, o las señoras en el mercado no creían que era mi hijo (ojos azules, rubio, nada parecido a mí) y aún no me lo creen, porque como digo, ambos crecimos juntos, y era y/o es como si los demás lo notaran porque siempre opinaron que era mi hermano menor y no mi hijo, y aún nos dicen los mismo. Es muy gracioso”.

Continuando con la conversación, María del Rosario recuerda que “cuando íbamos juntos a los cumpleaños infantiles, todos sabían que el niño era mi hijo, me llamaban "señora", por aquí, "señora" por allá, la gente es tan formal en Sucre. Y yo me recuerdo a mí misma, incómoda, preguntándome como a los 18 me podían llamar "señora". Mi madre me puso los pies en la tierra de una sola sentencia: "¡Se supone que eres señora, ya que estás casada!", me dijo.

Luego de este comentario pasamos a la etapa de sus hijas que, según María del Rosario fue distinta porque ya tenía cierta experiencia para ser Madre y porque la enseñanza se la dio su primogénito, Jorge.

“Con mis hijas fue algo distinto, pues ya tenía experiencia y creo que nadie te enseña a ser madre, sino tus hijos mismos. Nadie más”, precisa María del Rosario.

¿Cómo te desempeñas profesionalmente en ese rol de madre-artista?

“Nada es fácil siendo mujer. Hay muchos avances en temas de género y estamos aprendiendo día a día a pensar de maneras distintas y a ubicarnos conscientemente de comportamientos sexistas y machistas- y evitarlos-, que tan sólo 10 años atrás nos parecían completamente "normales" o aceptados, pero no por eso todo se vuelve automáticamente más fácil. Comencemos comprendiendo que todo está estructurado como para que sea la mujer la responsable de criar a los hijos, por ejemplo.

“Si ella decide ser exitosa en su carrera - aunque eso implique dejar, de cierta manera, a los hijos- siempre, siempre, será cuestionada”.

¿Cómo divide su tiempo María del Rosario para atender a sus hijos y a la vez crear nuevas obras literarias?

Divido mi tiempo de forma creativa. Hago muchas cosas al mismo tiempo, en eso estarán de acuerdo todas las madres, pues de otra manera nuestra vida sería imposible. A veces estoy a la mitad de un trabajo importante, o inventando en mi cruenta mente el desenlace de una historia, y mi niña me dice: Mamá, tienes que llevarme a tal o a cual lado (porque además soy chofer de mis hijos). Entonces dejo mis personajes de lado y mientras conduzco por esta ciudad de muros coloniales y aunque no logro desconectarme del todo, ahí voy, tras mi responsabilidad de madre. Pero a veces sucede al revés. Mis hijos son mis cómplices.

Les pregunto: a ver, ¿cómo haría esto? y ellos me ayudan a desentrañar las madejas de mi imaginación. Entonces les digo: un momento, que tengo que escribir. Entonces saben que cuando se me ocurre algo o sucede algo, o ellos me lo sugieren y aunque la casa se caiga, nada ni nadie me podrá despegar de mi computadora, porque hay cosas que deben escribirse ese momento, y no otro, bajo esa misma inspiración y no otra, bajo ese mismo aire y no otro, ya ves que como dice Edmundo Paz Soldán, los textos son un estado de ánimo.

 En esta nota, se hace conocer una faceta de la mujer artista, creadora, que como muchas mujeres en nuestro territorio se desenvuelve en el rol más importante, ser MADRE, al margen de sus responsabilidades como profesional o cualquier ocupación que tenga que desempeñar, pero al final dedicando un tiempo a sus hijos. ¡¡MIL FELICIDADES A TODAS LAS MADRES PACEÑAS, CRUCEÑAS, COCHABAMBINAS, CHUQUISAQUEÑAS, TARIJEÑAS, POTOSINAS, ORUREÑAS, PANDINAS Y BENIANAS, PORQUE CON SU APORTE, SU SACRIFICIO COADYUVA EN EL DESARROLLO DE NUESTRO PAÍS !!

Biografía

María del Rosario Barahona Michel es de Sucre-Chuquisaca, tiene formación académica en Historia y Literatura.

Su obra con “Y en el fondo tu ausencia” ganó el Premio Nacional de Novela. Esta obra consta de 222 páginas y le llevó tres años escribirla.