Ministerio de Culturas y Turismo

Artículos

Paz en tu tumba…Wilfredo Camacho

(Ministerio de Culturas y Turismo, 16 de septiembre de 2016).- Hace poco menos de un mes, más de 10 mil personas se reunieron en la séptima edición de la Jornada Sociocultural de la Ñawpa Manka Mikhuna, un evento de rescate y puesta en valor de la gastronomía y tradiciones cochabambinas.

wcamacho2

Detrás de esta actividad, como iniciador y constante gestor, se encontraba el investigador y promotor cultural Wilfredo Camacho, quien participaba –por última vez- de un evento que, con mucho cariño y esfuerzo, había conseguido llevar adelante año tras año.

El Ñawpa Manka Mikhuna sólo era la punta de un iceberg. A lo largo de su vida el “profe” (como era llamado cariñosamente), desarrolló una incansable labor de gestión cultural y rescate de la identidad cochabambina y boliviana. Esta constante labor –autogestionada e independiente- la llevó adelante a la par de la gente, con sencillez y entrega desinteresada, haciendo siempre tanto de obrero como de capataz. El lucro o la fama nunca fueron los móviles para sus diversas acciones, sino el simple deseo de promover la cultura y hacer que el cochabambino se sienta orgulloso de sus raíces.

Su vida

Wilfredo Camacho García nació el 28 de agosto de 1950  en Cochabamba, autodeclarado ‘llajtamasi de corazón’, fue filósofo de profesión, investigador sociocultural de vocación y gestor cultural de pasión.

Desde su adolescencia, dedicó su tiempo al servicio a la comunidad como voluntario social, particularmente en el  área rural,  actividad que desarrolló hasta sus últimos días, con el mismo compromiso y entrega de su juventud, a lo que consideraba su vocación y pasión de su vida, siempre acompañado por su esposa e hijos.

Dedicó muchas de sus labores al servicio y beneficio de los niños, pero fundamentalmente al de los abuelos de las comunidades rurales, por constituirse en “el reservorio y referencia de los valores, y  saberes de nuestras identidades culturales, los que se constituyen en fuente de inspiración y compromiso de mi cotidiano batallar por la revalorización y el fortalecimiento de la cosmovisión andina”, como él refiere en distintas reflexiones realizadas sobre su propio trabajo.

Incansable pero consecuente, a veces intransigente pero perseverante con cada uno de sus proyectos, logró casi solitariamente posicionar en el sentimiento de los cochabambinos (dentro y fuera de la Llajta), el orgullo por la Ñawpa Manka Mikhuna, la mística  en las celebraciones y rituales del Ch’alla Pukuykunaspaj, del Pachi Pachamama y del Mast’aku y la wallunk’a nativa; todas ellas jornadas socioculturales que se realizan tanto en el área rural como en la ciudad de Cochabamba. wcamachoweb

Bajo la consigna de “revalorizar y fortalecer el pensamiento y sentimiento el ser andino y el ser quechua, para humanizar las sociedades del siglo XXI”, reunió a  comunicadores, escritores, artistas plásticos, bailarines, teatreros, músicos,  poetas, arquitectos, médicos, abogados, gastrónomos y otros a su causa, forjando grandes amistades, que trascendieron el “trabajo” y se consolidaron en hermandades de respeto mutuo y fraternidad.

Hace 4 días, recibió por parte de la Brigada de Asambleístas Plurinacionales de Cochabamba, la distinción ‘Llajta de la Concordia’, por su “valioso e inconmensurable aporte a la recuperación y difusión de la gastronomía ancestral y la cultura boliviana”; un reconocimiento que se suma a otros tantos que cosechó a lo largo de su vida, como la  distinción ‘Alejo Calatayud’, por el Concejo Municipal de la provincia de Cercado, o el reconocimiento de ‘Hijo Predilecto de las Heroínas de la Coronilla’, por la Sociedad Hijas del Pueblo 27 de mayo, así como el nombramiento de ‘Hijo Predilecto’ por parte de la Junta Municipal de Arbieto.

 Premio Eduardo Abaroa 2015

Su labor en el ámbito cultural fue reconocida por el Ministerio de Culturas y Turismo, a través del Premio Eduardo Abaroa en su versión 2015, cuando se hizo acreedor al Premio Único de Fomento a proyectos de investigación en revalorización de nuestras culturas, por el trabajo ‘Desde el olvido a la reivindicación: celebraciones rituales de la Cochabamba profunda’.

 “No se puede amar lo desconocido, conozcamos nuestra cultura para amar y conservarla”, es uno de los mensaje que Wilfredo Camacho deja tras su sentida partida, un precepto que él supo llevar a la práctica, con cariño, dedicación y afabilidad.

Es por todo esto y su gran e inolvidable calidad de persona, que será extrañado y recordado, no sólo en su amada Cochabamba, sino en los corazones de todos los que tuvieron el placer de conocerlo.