El Ministerio de Culturas promueve una Cumbre, para fortalecer protección de patrimonios materiales e inmateriales

El Ministerio de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización – MCDyD, realizará el 28, 29 y 30 de octubre la cumbre para fortalecer la protección del patrimonio material e inmaterial. Esta cumbre busca la reivindicación de las culturas para su proyección al futuro, la cultura como la acción cotidiana y permanente de los individuos y los colectivos a través de la creación y recreación social continua de elementos.

El Director General de Patrimonio Cultural del MCDyD, Gonzalo Vargas, manifiesta que hay antecedentes que suceden… “en países vecinos han estado utilizando expresiones culturales, artísticas como las danzas en festividades religiosas que corresponden a las festividades del patrimonio cultural de Bolivia”, ante diferentes hechos suscitados en otros estados, denuncia que se debe generar conciencia en la población boliviana.

El Ministerio de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización, ha asumido dos nuevas responsabilidades, que tienen que ver con impulsar acciones y reflexiones para la descolonización y despatriarcalización.

Comprendemos la descolonización, no solo como un proceso de la consolidación de nuestra soberanía como pueblo boliviano, sino también, es la reivindicación y puesta en práctica de los principios, valores, espiritualidades, pensamiento filosófico y la cosmovisión de las identidades y despatriarcalización, como ese proceso histórico, político y cultural, al camino individual y colectivo, orientado a generar un cambio en la forma de pensar y actuar frente a las opresiones coloniales, capitalistas, neoliberales, sobre mujeres, hombres y la Madre Tierra, construidas históricamente sobre los cuerpos de las mujeres; para crear relaciones recíprocas, armónicas, sin violencia, explotación, exclusión ni discriminación entre las personas, de las personas con la Madre Tierra y entre comunidades.

El patrimonio Cultural es todo lo que se considera digno de conservación y está vinculado a un sentimiento de pertenencia; por ello, el patrimonio cultural está estrechamente vinculado con la memoria histórica e identidad.

En América, durante el periodo prehispánico, muchos pueblos, construyeron un patrimonio cultural, digno de la admiración en tiempos de la invasión colonial: templos, palacios, caminos y centros administrativos; bellas cerámicas y esculturas, líticos, tejidos; que hoy son considerados como patrimonio de nuestros países.

En reacción a esto se creó la UNESCO que ha generado desde hace 50 años, principalmente a través de convenciones internacionales, un conjunto de normativas de protección del patrimonio cultural que exige se conserve como legado para toda la Humanidad. Se considera “patrimonio cultural”: los monumentos, los conjuntos, los lugares.

La Convención tiene por objeto identificar, proteger, conservar, revalorizar y transmitir a las generaciones futuras el patrimonio cultural y natural de Valor Universal Excepcional. Desde la Convención de 1972, se denomina patrimonio inmaterial, porque es representativo de las culturas vivas, de las culturas del presente.

“El patrimonio inmaterial se transmite de generación en generación; es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia; infunde a las comunidades un sentimiento de identidad y continuidad; promueve el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana; es compatible con los instrumentos internacionales de derechos humanos existentes; cumple los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible.

El Estado boliviano en el marco de la Constitución Política del Estado y la normativa nacional, tiene como responsabilidad el registro, protección, conservación, restauración, defensa, propiedad, custodia y gestión del Patrimonio Cultural Boliviano, aspectos que han sido definidas de manera más precisa en la Ley de Patrimonio Cultural Boliviano.

Es así que el pueblo boliviano no se opone y al contrario se siente orgullosa de su aprecio y difusión, sin embargo, lastima nuestro sentimiento solidario el no reconocimiento de sus referencias territoriales.

Ante estas circunstancias desde el MCDD proponemos la realización de la CUMBRE DEL PATRIMONIO CULTURAL BOLIVIANO INSCRITO POR LA UNESCO, “NUESTRAS RAÍCES, NUESTRO IMAGINARIO Y NUESTRA OBRA”, para trabajar principalmente un tema fundamental:

  • Promover la protección, conservación, difusión y promoción de las expresiones artísticas de los pueblos, para la gestión y la salvaguardia del patrimonio cultural y su conservación, desde su propio protagonismo.

Culminando el Director, Gonzalo Vargas manifestó, que Bolivia ha logrado quince patrimonios inscritos en la lista representativa de la UNESCO, de los cuales siete corresponden a patrimonio material y ocho al patrimonio inmaterial, indica que se debe realizar acciones para su fortalecimiento…”se debe dar la importancia que requiere el caso, poner un valor, no hay recursos para su promoción y difusión, este evento pretende resolver estos temas”, terminando hace mención que como Ministerio de Culturas, se hace el seguimiento pero manifiesta…“que la población boliviana debe apropiarse de estos elementos porque son parte de nuestra identidad dado que nuestro estado tiene un carácter plurinacional”, acabando menciona que se espera promover una política nacional que ayude a impulsar los patrimonios culturales.

CATEGORIAS
Compartir en: